lunes, 6 de marzo de 2017

"ELOGIO DE LA ESCUELA PÚBLICA" M.A. SANTOS GUERRA

Difundimos el artículo "Elogio de la Escuela Pública" de Miguel Ángel Santos Guerra (Catedrático del departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de Málaga) porque refleja con claridad y rigor la función que tiene en la sociedad la Escuela Pública y cómo es realmente la única que puede ser de, para, entre y con todos y todas.
Fuente: "La Opinión de Málaga"


Elogio de la escuela pública

4MAR

En la radio andaluza se está repitiendo estos días con machacona insistencia un anuncio sobre la enseñanza concertada. Dice algo así (perdón por no recordarlo de memoria) a través de las voces de niños y de niñas: “Yo soy de los maristas, yo soy de las teresianas, yo soy de los salesianos… Yo soy de la concertada. La escuela de todos y de todas”. No. La escuela de todos y de todas no es la escuela concertada, es la escuela pública.
La escuela pública ha de ser la causa de todos y de todas, porque es la causa de la justicia. Y, a la inversa, por ser la causa de la justicia ha de ser la causa de todos y de todas. Quienes defienden con ahínco la escuela privada y concertada, esconden muchas veces intereses particulares y utilizan argumentos de dudoso rigor. Decir que es preciso defender el derecho de todos a elegir, exigiría que todos pudiesen ejercerlo. Es sospechoso que defiendan ese derecho precisamente los que pueden y quieren ponerlo en práctica. En aras de la libertad de enseñanza (quienes ahora la defienden, la han atacado como uno de los males de la sociedad) se pretende salvaguardar la libertad de quienes tienen posibilidades de acceder a unos servicios que consideran de mayor o de especial calidad.
Quienes sostienen que ha de destinarse dinero público a proyectos privados, ¿cómo pueden justificar que a los ciudadanos que no participan de ese ideario se les exija contribuir a su desarrollo y difusión? ¿Pagaría alguien de buen grado la apertura de un Colegio de la organización terrorista ETA? Sé que dentro de la escuela privada existen instituciones y proyectos de muy diverso tipo: una cosa es un Colegio del Opus Dei y otra muy diferente una cooperativa de profesores que mantiene un proyecto ideológicamente abierto y plural.
Dice Aristóteles en el comienzo de La Política: “Y puesto que hay un fin único para la ciudad que es la justicia, es claro que la educación debe ser única y la misma para todos de modo que no sea el dinero lo que diferencie la educación. El cuidado de ella debe ser cosa del Estado, de un Estado justo, igualitario y no privada como en los tiempos en que cada uno se cuidaba privadamente de sus propios hijos para que sean provechosos en el futuro”.
¿Cuáles son las señas de identidad de la escuela pública? Hablo a continuación de las que me parecen esenciales:
1. Es una escuela a la que todos y todas pueden acceder independientemente de su clase social y de su potencial económico. Porque la escuela pública es de todos y para todos y, por consiguiente, es gratuita.
....
Para leer el artículo completo pinchar aquí