lunes, 16 de enero de 2017

ELOGIO DE LA PEDAGOGÍA (Pilar Lucía y Agustín Moreno)

Cada cierto tiempo se levantan voces en contra de la pedagogía, como si ésta fuera la causa de los males que afectan a la educación. Hace poco, los exabruptos se lanzaron en Radio Nacional (RNE), pero no lo enlazaremos para no dar publicidad a los disparates. Los que lo hacen, suelen pontificar desde el alejamiento de la realidad docente, algo que no les da mucha autoridad. Esta conjura de los rancios tiene en común una nostalgia por tiempos pasados, cuando se seleccionaba al alumnado porque aún no se había socializado el derecho a la educación. También coinciden en no haber leído casi nada sobre pedagogía y psicología. Junto a la crítica a la “jerga de los pedagogos”, se culpabiliza al alumnado, pero se desresponsabiliza al poder político de los recortes, la LOMCE y del abandono de la educación pública.
Pero lo más clamoroso es la ausencia de toda base epistemológica para su crítica. No saben que en el siglo XXI los nuevos descubrimientos de la neurociencia y de la psicología coinciden con las teorías y metodologías que venían proponiendo los grandes pedagogos desde los siglos XIX y XX. Por ejemplo, que el centro del aprendizaje, neurológicamente hablando, es la emoción y la motivación que se desprende de ella para incorporar nuevos conocimientos. Que la educación debe ser integral y debe ayudar al desarrollo de las múltiples inteligencias que posee el ser humano. O que aprendemos en grupo con más facilidad; el clima ambiental de cooperación y respeto es esencial para construir aprendizajes permanentes.

...

Estos dos párrafos introducen un artículo muy interesante en el que Pilar Lucía y Agustín Moreno recuerdan como para opinar sobre algo o criticarlo, en este caso la pedagogía, es preciso conocer y saber acerca de ello. Hoy parece que todo el mundo puede hablar de Educación, de Pedagogía, aunque sea sin conocimiento de causa y se hace con ello un gran daño ya que se extiende entre la ciudadanía el criterio de que cualquiera puede criticar o poner en tela de juicio el trabajo de docentes y otros expertos en educación. Así se socava su prestigio social y con ello su tarea, sin comprender que la Educación, sus fines y sus medios, es uno de los elementos esenciales en la construcción y desarrollo de una sociedad.

Recomendamos la lectura de este artículo completo que puedes pinchar aquí